Imagen Post traspaso de negocios en empresas familiares

Traspaso de negocios en empresas familiares: cómo hacerlo y evitar conflictos

Según las estadísticas, el 80 % de las empresas familiares no pasan de la tercera generación. 

Sin embargo, en España el 90 % de las compañías de diferentes sectores son empresas familiares. Esto significa que más de la mitad del empleo privado se genera por estas empresas.

Uno de los problemas que surgen en la empresa familiar es la sucesión de la administración justo cuando el gestor principal se jubila. 

A continuación, te recomendamos cuál es la mejor forma y cómo hacer un traspaso de negocios en empresas familiares.

¿Cómo hacer un traspaso de negocios en empresas familiares? La donación

El traspaso de un negocio es la cesión de la titularidad de un negocio o de sus derechos de explotación a un nuevo titular a cambio de una compensación. 

Y en el caso de traspaso de negocios en empresas familiares, de padres a hijos, la opción más recomendada es la donación. 

¿En qué consiste la donación?

Cuando un padre dona a su hijo un negocio, el donante cede la titularidad y explotación de la empresa al hijo sin nada a cambio. 

Se caracteriza porque es una transmisión voluntaria de la propiedad (y en vida). Y debido a que debe realizarse de forma legal, debe hacerse mediante contrato. 

¿Y qué ocurre si el traspaso no es familiar? Si el traspaso no es de un padre a un hijo, debe formalizarse por un contrato específico y diferente. Y la persona que recibe la empresa, deberá pagar por este derecho una cantidad acordada. Además, la carga fiscal no está bonificada.

¿Qué implica una donación en términos fiscales?

Por un lado, el hijo debe declarar los bienes adquiridos en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. El tipo impositivo variará según el valor del negocio traspasado y la Comunidad Autónoma donde resida el hijo. 

Y como el patrimonio del padre se altera al realizar la donación, este deberá reflejarlo sobre la renta de las personas físicas (IRPF).

Por otro lado, el Impuesto sobre el Patrimonio puede afectar a este traspaso de negocio, ya que grava el patrimonio de personas físicas cuando supere una cantidad. Y esto está regulado por las Comunidades Autónomas.

En este sentido, hay una serie de excepciones en las donaciones de negocios familiares, donde hay una exención del pago de este impuesto.

¿Cuándo quedará exenta la donación?

Según la Ley, la donación quedará exenta si los elementos patrimoniales transmitidos están sujetos a una actividad económica. 

Esta actividad económica se define como la ordenación por cuenta propia de los medios de producción y recursos humanos con el fin de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

Y en lo que se refiere al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, la donación de la empresa familiar tiene una reducción del 95 % (en algunas Comunidades Autónomas puede llegar al 100 %) del valor de adquisición si se cumples estos requisitos:

  • El donante tiene 65 o más.
  • La donación está exenta del impuesto de patrimonio y el sucesor mantiene la exención durante los 10 años siguientes a la transmisión.

Sin duda, en el caso de la transmisión de empresas familiares, un plan de sucesión es la mejor opción para que se determine cómo se va a desarrollar el cambio de administrador y que no afecte a la actividad empresarial; sin originar conflictos legales.

Si tienes dudas sobre los traspasos de negocios en empresas familiares, te recomendamos que nos contactes para que uno de nuestros abogados especialistas pueda asesorarte de la mejor forma según tu circunstancia. 

Imagen Post Defensa del Consumidor

¿Qué opciones tiene un consumidor a la hora de reclamar ante un mal servicio?

¿Alguna vez has comprado un producto o has contratado un servicio y te has llevado una decepción? La primera cosa que nos viene a la cabeza cuando somos consumidores y no estamos conforme con lo que hemos contratado es poner una hoja de reclamación. Esta es una vía. 

Pero, ¿qué otras opciones existen? ¿Poner o no una queja ante el defensor del consumidor?

Sin embargo, no todos los consumidores reclaman porque quieren evitarse dolores de cabeza. Estos trámites suelen ser muy largos y tediosos. Pero debes saber que como consumidor tienes el derecho de denunciar a una empresa por fraude. 

Razones para denunciar a una empresa

Entre las principales razones para denunciar a una empresa se encuentran:

  • El producto adquirido se encuentra en mal estado.
  • Mala atención al cliente.
  • El precio no se corresponde con lo que se ofertaba en el catálogo.
  • Servicio pésimo de postventa.
  • No se respeta la garantía del producto adquirido.
  • Se niegan a aceptar la devolución de un producto que está en malas condiciones.

Opciones que tiene el consumidor cuando va a reclamar ante un mal servicio

Estas son las opciones que el consumidor tiene:

Resolverlo de forma amistosa con la empresa

Siempre se recomienda empezar por aquí. Y si de primeras no da resultados, el siguiente paso es pedir la hoja de reclamaciones.

La empresa tiene la obligación de dártela gratis y si no lo hace, puedes llamar a la policía. 

En caso de que sea un sitio online, pide la hoja al servicio de atención al cliente o descárgate el impreso en el sitio web oficial de la Dirección General de Consumo de tu Comunidad Autónoma.

Entrega la hoja de reclamaciones a la OMIC (Oficina municipal de información del consumidor)

Rellena y firma la hoja de reclamaciones, detalla el motivo de la queja y la fecha. Después, una hoja será para ti, otra para el establecimiento y para la Administración. 

Acto seguido, haz fotocopias de los documentos, ya sean capturas, folletos, tickets, facturas o contratos.

Y finalmente entrega a la Administración su hoja, junto con las pruebas, en la OMIC de tu localidad o a la Dirección General de Consumo de tu Comunidad Autónoma. Puede ser en persona, por email o vía telemática. 

Este organismo será el que analizará tu caso y contactará con la empresa para facilitar un acuerdo. Si la empresa no da ninguna respuesta, estudiará si ha infringido la normativa. Si es así, abrirá un expediente que acabará en multa. 

Reclamaciones ante el defensor del consumidor de sectores específicos

Además de tramitar la reclamación por la OMIC o Asociaciones de Consumidores, dependiendo del sector de la empresa, hay unos protocolos establecidos para hacer la denuncia ante el defensor del consumidor en sectores específicos:

  • Bancos y entidades financieras: Servicio de Reclamaciones del Banco de España.
  • Transporte aéreo: Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA).
  • Transporte marítimo y vías navegables. Reclamaciones por cancelaciones y retrasos.
  • Seguros: Servicio de Consultas y Reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.
  • Empresas de suministros (gas, agua, electricidad): Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.
  • Inversiones: Comisión Nacional del Mercado de Valores.
  • Telecomunicaciones: Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital.
  • Protección de datos de carácter personal: Agencia Española de Protección de Datos.

Arbitraje de consumo

Cuando la Administración no consigue resultados en un tiempo, pasamos al Arbitraje de Consumo. 

Este es un servicio público y un sistema gratuito y sencillo que permite resolver los conflictos de consumo por vía extrajudicial. Pero con efecto vinculante, ejecutivo y rápido (sin necesidad de llegar a los tribunales).

El requisito para este sistema de arbitraje es que la empresa esté adherida al sistema arbitral de consumo

Algo a considera si escogemos esta vía es que:

  • Si la empresa no cumple con lo que dicte el laudo, solicitaremos su ejecución ante un juez de primera instancia.
  • El laudo arbitral no permite acudir a los tribunales ordinarios por una misma causa.

Por tanto, si no recurrimos a la mediación o arbitraje, podemos ir a juicio.

Juicio

Aunque el juicio es lento y más costoso que otras opciones, existen momentos que te conviene. Ten en cuenta estos supuestos:

  • Si reclamas un importe inferior a 2000 euros, no necesitas un abogado o procurador y podrás poner la demanda a tu nombre. Esto significa que te ahorrarás una buena cantidad.
  • Si reclamas una cantidad superior a dos mil e inferior a 6 mil euros, la demanda se tramitará por juicio verbal. 
  • Si la cuantía que se reclama es superior a 6 mil euros, se hará por juicio ordinario. Aquí sí tiene que haber un abogado y procurador, aunque te puedes beneficiar de un abogado de oficio.

Está claro que antes de acudir a los tribunales, se recomienda solucionar la reclamación de forma amistosa. 

No obstante, si tienes más preguntas sobre cuáles son tus derechos como consumidor y qué otras opciones tienes para reclamar ante un mal servicio, consúltanos sin compromiso para resolver todas las dudas.

Estructura societaria blog de Práctica Legal

¿Cómo decidir la estructura societaria adecuada para tu negocio?

Existen muchos tipos de sociedades, las cuales presentan características específicas. Ahora bien, ¿qué tener en cuenta para decidir una estructura societaria adecuada para tu negocio o empresa?

Seguramente, hayas pasado meses desarrollando tu idea de negocio, estudiando tu plan de negocios, determinando los costes iniciales o pensando qué nombre elegir.

Pero muchos emprendedores se olvidan de algo importante como es elegir la forma jurídica que mejor se adapte a sus necesidades y a las de su proyecto.

Factores que debes considerar para decidir una estructura societaria adecuada para tu negocio

Hablamos de tres factores importantes:

1. El capital social

A la hora de emprender un negocio, una de las primeras preguntas que debes hacerte es:

  • De cuánto capital dispones para invertir.
  • Si dispones de mucho, ¿estás dispuesto a aportar esa cantidad?
  • ¿Cuántos vas a aportar tú y cuánto tus socios?

Esto te ayudará a reflexionar y dar con la respuesta de cuánto capital dispones para tu nuevo negocio. Y a partir de aquí podrás determinar qué estructura societaria elegir.

Ten en cuenta que darse de alta como autónomo no supone un coste inicial. Sin embargo, en el caso de la Sociedad Limitada o Anónima, el coste es de 3.000 y 60.000 euros.

2. Los socios

El segundo factor importante son los socios. ¿Cuántos son necesarios para crear una sociedad?

Hablamos de tres categorías:

  1. Unipersonal o un único socio.
  2. Dos socios.
  3. Más de dos socios.

Aquí deberás cuestionarte con cuántos socios quieres crear una sociedad, quién será la persona que administre la empresa o si realmente solo quieres estar tú como administrador y no quieres contar con nadie más.

También existe la opción de buscar un administrador solidario si no quieres estar solo dirigiendo la empresa para que, de esta forma, no seas el único en tomar decisiones.

3. La responsabilidad

Con esto nos referimos a tener claro qué responsabilidad queremos tener con la empresa en cuestión que vamos a crear. Lo que te llevará a la siguiente pregunta: ¿qué tipo de empresa quieres montar?

Aquí entra en juego muchos factores. Por ejemplo, si te vas a hacer cargo de todas las pérdidas y qué riesgo estás dispuesto a aguantar.

Esto será decisivo para decidir cuánto dinero quieres aportar tú y cuánto los socios. Es la única forma de que el poder se distribuya como te interese.

Por tanto, la responsabilidad puede ser limitada o ilimitada. En la limitada el socio solo responde por el capital aportado y en la ilimitada también responde con sus bienes personales.

4. El sector de la actividad

A veces la normativa exige adoptar una forma jurídica según el sector al que pertenezca la actividad que vas a desarrollar.

5. Fiscalidad

Deberás también tener en cuenta la carga fiscal que más te convenga. Si eres autónomo, tributarás por el IRPF. Pero si eres una sociedad mercantil lo harás por el impuesto de Sociedades.

Tipos de empresas

A modo de resumen, estos las estructuras societarias que existen. Además, dependiendo el tipo de estructura, te detallamos sus requisitos: el número de socios, el capital mínimo a invertir y la responsabilidad.

  • Autónomo: 1 socio, este se responsabiliza con todos sus bienes y no existe un capital mínimo legal.
  • Emprendedor con responsabilidad limitada: 1 socio, responsabilidad ilimitada (aunque con excepciones) y no exige un capital mínimo.
  • Sociedad colectiva: mínimo 2 socios, el socio se responsabiliza con todos sus bienes y no existe capital mínimo.
  • Comunidad de bienes: mínimo 2 socios, no existe capital mínimo y el socio se responsabiliza de todos sus bienes.
  • Sociedad civil: mínimo 2 socios, no existe capital mínimo y el socio se responsabiliza de todos sus bienes.
  • Sociedad comanditaria: mínimo 2 socios, no existe capital mínimo, el socio se responsabiliza de todos sus bienes.
  • Sociedad limitada de formación sucesiva: mínimo 1 socio, no existe capital mínimo, responsabilidad limitada al capital aportado.
  • Sociedad limitada: mínimo 1 socio, 3000 euros mínimo de capital y responsabilidad limitada.
  • Sociedad limitada nueva empresa: de 1 a 5 socios, el capital varía entre 3 mil y 120 mil euros, y la responsabilidad es limitada.
  • Sociedad anónima: mínimo 1 socio, 60 mil euros mínimos como capital mínimo y responsabilidad limitada al capital aportado.
  • Sociedad cooperativa: el número de socios depende del grado de esta, no existe un capital mínimo y el socio se responsabiliza con todos sus bienes.

¿Tienes dudas aún sobre qué tipo de estructura societaria elegir para tu empresa? Contáctanos para asesorarte y guiarte por la mejor opción según tus necesidades.

Imagen Post rechazar un caso, abogado de oficio

¿Puede un abogado de oficio rechazar un caso?

Una de las dudas que más nos trasladan nuestros clientes, es si  un abogado de oficio puede rechazar un caso para el que ha sido asignado. Esta semana te resolvemos todas las dudas en torno a una cuestión que tiene muchos matices.

¿Puede rechazar un caso?

En un principio, el abogado de oficio se encuentra en la obligación de aceptar y defender el caso para el que ha sido encomendado. Sin embargo, existen una serie de razones que pueden ser utilizadas para que el letrado rechace llevar el caso.

Razones de rechazo dentro del orden penal

Como ya te comentábamos existen una serie de razones a las que el abogado de oficio se puede acoger a la hora de rechazar el caso de un cliente.

Insostenibilidad de la pretensión

El letrado podrá rechazar el caso si considera que la pretensión del cliente es insostenible. Ante esta situación, deberá explicar cuáles son las causas jurídicas en las que se basa su decisión en un plazo máximo de 15 días después de ser designado.

Causas personales

Dentro del orden penal, puede darse una causa personal y justa por la que el abogado se considere no objetivo en la consideración de su cliente. Esto puede llegar a ser un problema en el momento de la defensa. En este caso, existe razón de peso para negarse a llevar el caso. Para esta alegación, el abogado deberá formular su excusa en un plazo de 3 días desde su designación, siendo esta estudiada por el Decano del Colegio correspondiente.

Esta situación suele darse cuando el cliente ha producido algún tipo de perjuicio personal al abogado, encontrándose comprometida su defensa debido a la relación de confianza que debe existir entre letrado y cliente.

Defensa contraria

Otra de las razones por las que el letrado puede negar su defensa a un cliente es si ya ha asistido con anterioridad a otra persona, siendo esta en la actualidad la parte contraria en el juicio, ya que esto supone un conflicto en ambas defensas.

Es decir, si se designa a un abogado de oficio para que defienda a un agresor sexual, no podrá asumir dicha defensa en caso de que en un juicio anterior fuera el abogado de una víctima de la misma persona.

¿Puede rechazar un caso en el ámbito civil?

En el ámbito civil, los abogados de oficio tienen la obligación de desempeñar su función en forma real y efectiva hasta la finalización del procedimiento.

Este no puede renunciar a la designación, excepto en los casos en los que exista motivo justo y personal. Este será analizado y estudiado, quedando la decisión en manos del Decano de cada Colegio de Abogados. Para ello tiene un plazo de tres días desde la notificación y la cuestión debe resolverse dentro de los cinco días desde la presentación.

Negarse a llevar un caso, procedimiento o expediente en la etapa de actuaciones previas, puede suponer un expediente sancionador o incluso una sanción.

Perdida de confianza en el cliente

Ante una defensa, es fundamental que exista una relación de confianza plena entre letrado y cliente. Cuando esta no existe o se rompe durante el proceso, el abogado de oficio puede presentar una solicitud al Colegio de Abogados para ser sustituido por otro abogado.

De la misma manera esta acción puede solicitarla el cliente cuando la confianza perdida es la de este hacia el letrado.

Imagen de un médico escuchando a un paciente

¿Qué se considera incapacidad laboral?

Desde un accidente, hasta una enfermedad hasta un embarazo complicado; todo ello puede ser sinónimo de incapacidad laboral. Solemos resumirlo todo, de manera informal, como «estar de baja» pero en realidad es un periodo de tiempo donde la persona no tiene capacidad para desarrollar sus tareas de trabajo.

Este tipo de situación se da cuando la persona ve disminuida su capacidad para llevar a cabo el puesto de trabajo y por tanto debe estar una temporada (o de manera indefinida) sin trabajar.

¿Cuánto dura la incapacidad laboral?

Como decimos, la incapacidad puede ser temporal o indefinida. Es temporal cuando se trata de una situación a la que se le prevee un final. Puede ser una situación más o menos clara, como los embarazos, o una en la que no hay fecha de fin a la vista pero se sabe que esta llegará, como en una enfermedad leve.

La duración de la incapacidad laboral la determinan los profesionales que van a analizar la situación y llevar un control estrecho de la situación de la persona que no puede desarrollar su trabajo.

Tipos de incapacidad laboral según la Seguridad Social

En base a la gravedad del motivo que provoca esta incapacidad, la Seguridad Social establece una serie de categorías que afectan a cómo va a quedar la situación laboral de la persona:

  • Incapacidad temporal: Lógicamente, todas las incapacidades y las bajas laborales comienzan por esta. Ante un accidente o enfermedad que nos impide trabajar, partimos por una incapacidad temporal, que puede devenir en permanente.
  • Incapacidad parcial: Esta, como su nombre indica, afecta a una parte de nuestro rendimiento laboral. Es decir, sin llegar a impedirnos por completo el desempeño de nuestra profesión, sí que disminuye de forma permanente nuestro rendimiento en, al menos, un 33% del que se considera normal.
  • Incapacidad permanente total: Esta incapacidad se denomina también incapacidad profesional porque no nos incapacita para trabajar pero sí para hacerlo en nuestra profesión actual. Por ejemplo, alguien que ha trabajado de manera física como albañil durante años contrae una enfermedad que afecta a sus extremidades y le impide estar de pie mucho rato seguido. No podrá seguir trabajando dentro de su profesión, pero sí podrá ejercer labores en otras áreas que le permitan realizar tareas sentado (por ejemplo, de administración).
  • Incapacidad permanente absoluta: La diferencia con la categoría anterior es que en este caso la incapacidad ya no es dentro de una profesión, sino de todas en general. Es la que nos incapacita permanentemente para ejercer cualquier profesión u oficio.
  • Gran invalidez: Además de estar incapacitados por completo para trabajar, también conlleva la necesidad de ser asistidos por otra persona en los actos más esenciales de nuestro día a día, como son: comer, vestirnos, asearnos,…

¿Cuáles son los derechos ante una incapacidad?

Cuando un trabajador presenta una incapacidad laboral, a este le son otorgados una serie de derechos por el cumplimiento de sus obligaciones ante la aseguradora (la misma puede ser tanto pública como privada).

Entre los derechos que tiene un trabajador destaca, principalmente, el derecho a una asistencia sanitaria de tal modo que el trabajador pueda recuperarse de la lesión o la dolencia causada por el accidente o enfermedad que de alguna manera derivó en una incapacidad laboral.

De igual manera, también, se garantiza el derecho a un subsidio económico. El mismo puede alcanzar hasta el 60% y 75% de la base reguladora correspondiente a las contingencias profesionales. El salario o subsidio que percibirá el trabajador dependerá de las condiciones, el contrato, lo cotizado, entre otras variables.

En caso de que el trabajador sufra un accidente dentro del campo laboral, tiene los derechos:

  • Asistencia médica.
  • Medicamentos.
  • Rehabilitación.
  • Indemnización por daños y perjuicios.

¿Cuáles son los requisitos para obtener una incapacidad laboral?

Para saber si es candidato, o no, algún tipo de incapacidad laboral, es necesario cumplir con una serie de requisitos.

Cuando se trata de una incapacidad temporal, no hace falta ningún requisito en específico para solicitarla. Solo basta con el diagnóstico o justificativo médico en el que se aconseje la baja médica y el reposo.

Para la solicitud de una incapacidad permanente, en cambio, sí es estrictamente necesario cumplir con una serie de condiciones.

  • Estar dado de alta ya sea en la Seguridad social o en una aseguradora privada.
  • Cotizar lo mínimo requerido, si no se trata de una enfermedad profesional o accidente laboral.
  • No haber alcanzado la edad de jubilación.
Qué es ASNEF

Todo sobre ASNEF

Es posible que no hayas oído hablar de ASNEF y no sepas qué es, pero si estás dentro de este fichero podrías tener problemas aún sin saberlo. Por eso, lo mejor es conocer en qué consiste y saber cómo descubrir si estás dentro o no, y qué problemas podría ocasionarte.

Qué es ASNEF

ASNEF es un fichero de morosidad en el que las entidades financieras, empresas de telecomunicaciones, aseguradoras y empresas de suministros, entre otras, pueden registrar los datos de supuestos morosos.

Está operado por ASNEF-EQUIFAX SERVICIOS SOBRE SOLVENCIA Y CRÉDITO SL, empresa más conocida como EQUIFAX. Por esta razón este fichero también es conocido como ASNEF EQUIFAX.

Solo pueden incluir en ASNEF las presuntas deudas de clientes aquellas empresas asociadas, que fundamentalmente son:

  • Bancos y entidades financieras
  • Aseguradoras
  • Empresas de telecomunicaciones
  • Empresas de suministros: electricidad, gas, agua…
  • Fondos buitre

El fichero ASNEF es consultado por todas las entidades financieras antes de conceder financiación a sus clientes. Por lo tanto, aparecer como supuesto moroso en este listado puede dificultar enormemente el acceso al crédito. Es cierto que hay empresas que sí que ofrecen préstamos con ASNEF, si bien normalmente lo hacen con unos intereses remuneratorios muy superiores para cubrir el riesgo de impago.

Cómo saber si estás dentro del fichero de ASNEF

Ni Asnef y Equifax Ibérica tienen ningún número de tarificación especial. Así que no llames ni confíes en empresas que te ofrecen información a cambio de pagar millonadas a cambio de información.

El teléfono de atención al consumidor es 917 814 400. En él, sólo facilitan datos de carácter general para respetar la confidencialidad.
Si estás en el fichero de Asnef, te enviarán una carta con un número de referencia. Con ese dato, puedes saber qué información tienen en este link.

Cómo saber si estás en Asnef sin número de referencia o pedir la rectificación de tus datos

Tienes que enviar tu consulta o petición a través del correo electrónico sac@equifax.es o, si prefieres una dirección postal, escribiendo tu petición al Apartado de correos 10546, 28080 Madrid. En ese e-mail o carta, puedes incluir estos formularios que Asnef tiene preparados:

Imagen Post Albacea, qué es y funciones

¿Qué es un albacea y qué funciones tiene?

¿Te han nombrado albacea de una herencia y no sabes lo que eso implica? ¿Qué obligaciones tiene? Desde Práctica Legal queremos explicarte cuáles son las funciones que tiene un albacea para que tengas esta información antes de aceptar el cargo. 

Pero lo que está claro es que en una herencia difícil o que se prevea que va a ser compleja, el nombramiento de un albacea puede ser de gran ayuda. A lo largo de este post entenderás sus responsabilidades. 

¿Qué es un albacea?

El albacea es la persona designada por un testador, que se encargará de cumplir la última voluntad del fallecido. Asimismo, custodiará sus bienes y les dará el destino que corresponda según se indique en la herencia. 

Esta persona suele ser de confianza del testador y será oficialmente nombrado en el testamento o en un documento aparte. Si el testador no designa a ningún albacea, serán los herederos lo que tendrán que ejecutarlo. 

Funciones de un albacea

Su principal función es velar por una adecuada ejecución en el testamento. 

Si el testador no hubiera especificado las facultades del albacea, la ley (art. 902 del Código Civil) determina las siguientes:

  • Disponer y pagar los sufragios y el funeral del testador de acuerdo a lo dispuesto por el testador en el testamento; y en su defecto, según la costumbre del pueblo. 
  • Satisfacer los legados que consistan en metálico, con el beneplácito del heredero.
  • Vigilar que todo lo que especifique en el testamento se ejecute y sostener su validez en juicio o fuera de él, siendo siempre justo. 
  • Tomar las precauciones necesarias para la conservación y custodia de los bienes, con intervención de los herederos presentes.

Ventajas de nombrar a un albacea en el testamento

La principal ventaja es la seguridad que aporta al testador para cumplir su voluntad. 

El albacea se encargará de cumplir con lo que determina el testamento y resguardar los bienes muebles e inmuebles (además del metálico si lo hubiese).  Y además se encargará de vigilar el legado del fallecido mientras duren sus funciones. 

Este nombramiento suele hacerse cuando se trata de herencias grandes o cuando se prevé que puede haber conflictos tras el fallecimiento entre los herederos. Aquí el albacea actuará como un respaldo para que se cumplan las decisiones del fallecido. 

¿Quién puede serlo?

El cargo es voluntario, cuya validez depende de que aparezca en el testamento. 

Según el artículo 893 dl Código Civil, para ser albacea hay que tener capacidad para obligarse. Por lo que un menor no podrá serlo, ni siquiera con autorización.

Por otro lado, puede haber más de un albacea. Y puede ser universal (se encarga de la gestión total de la herencia, cuya figura es independiente al heredero) o particular (se le encarga una o más tareas relacionadas con la herencia y coexiste con el heredero).

Otro dato curioso es que se entenderá que se acepta el cargo de albacea si no se opone dentro de los 6 días siguientes en el que es nombrado o a los 6 días del fallecimiento del testador. En caso de rechazar este cargo sin causa justificada, perderá lo que el testador le hubiese dejado (excepto si tuviera derecho a la legítima). 

¿El albacea recibe remuneración?

Se trata de un cargo gratuito. Sin embargo, es la decisión del testador estipular el pago de una remuneración o no. 

¿Cuánto tiempo estará en el cargo el albacea y cuándo termina el albaceazgo por ley?

El testador será quien estipule el plazo para ejercer ese cargo. Pero si no lo fija, durará un año desde la fecha en la que aceptó el cargo. Aunque ese plazo puede ampliarlo el testador. Si ese plazo de prórroga no se expresa, se prorrogará un año más.

Por último, según el artículo 910 del Código Civil, el cargo de albacea en la herencia termina por varias razones:

  • Muerte.
  • Imposibilidad.
  • Renuncia o remoción del albacea.
  • Vencimiento del lapso del tiempo que estipula la ley o el testador.

¿Tienes claro ahora cuál es la figura del albacea y qué funciones tiene? Si buscas un abogado especialista en herencias y sucesiones, contacta con nosotros para ayudarte.

Imagen Post Medidas Cautelares

Qué son las medidas cautelares y cómo se solicita

Cuando empieza un proceso judicial este no se desarrolla en un día ni en varios. A veces puede tardar meses, incluso años. Este es el motivo por el que el paso del tiempo puede perjudicar lo que se quiere perseguir en el proceso judicial. De ahí la necesidad de las medidas cautelares.

Este término a día de hoy genera aún dudas. Por eso, vamos a explicar en este artículo que son estas medidas cautelares, los tipos que existen, quién puede solicitarlas y los requisitos para solicitar una. 

¿Qué son las medidas cautelares, dónde se regulan y para qué sirven?

Las medidas cautelares son actuaciones procesales que ordenan los jueces para asegurar la efectividad de la resolución estimatoria de un proceso. Por lo que es una forma de evitar insolvencias, deterioros o pérdida de cosas, alzamiento de bienes o cualquier otro hecho que pudiera ocurrir antes de la sentencia.

Se encuentran recogidas en la Ley de Enjuiciamiento Civil y en la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

No obstante, existen leyes que regulan procesos especiales (matrimoniales, maternidad y paternidad, embargo preventivo, etc.). Para ello están a tu alcance los abogados especializados en derecho de familia para resolver cualquier duda.

¿Cuándo se pueden solicitar medidas cautelares y requisitos?

Según la ley de Enjuiciamiento Civil, las medidas cautelares se solicitarán junto con la demanda principal, con el objetivo de evitar el daño que pueden causar a los intereses con el paso del tiempo.

El juez dará la medida si y solo si se cumplen estos requisitos:

Apariencia de buen derecho

La medida cautelar se adoptará a favor de la parte que tiene posibilidad de ganar el juicio. 

Como aún no se ha celebrado el juicio, aquí el juez se limita a examinar las alegaciones y las pruebas presentadas.

Peligro de las partes debido a la mora procesal

Hay que justificar situaciones en la que el demandado debe dinero no solo a ti, sino a mucha más gente. 

Por ejemplo, en el caso de un embargo no basta con decir que te debe dinero y que tienes miedo de que este se quede sin dinero cuando llegue el proceso judicial. 

Proporcionalidad

La medida cautelar que se pide se acordará que no sea susceptible de ser sustituida por otra menos grave, pero igual de eficaz. Por ejemplo, no se acordará el embargo de una vivienda si con el garaje es suficiente para reclamar ese dinero que se debe. 

Lo normal es que antes de adoptar una medida cautelar se escuche a las dos partes, menos cuando se alegue urgencia o cuando oír a la otra parte pueda comprometer el éxito de esa medida. Si se hace así, se le deberá notificar a la otra parte por si se opone y el juez decidirá si la mantienen o no.

Caución

La parte que pide la medida cautelar debe ofrecer una caución aseguradora por los daños que la adopción de las medidas pueda acarrear en el patrimonio del demandado.

Gracias a la caución, la parte que salga afectada por el incumplimiento de un contrato, se vería recompensada al instante.

Tipos de medidas cautelares

Las medidas cautelares pueden ser personales o patrimoniales:

Personales

Recaen en los derechos de la personalidad y consiste en la limitación de esos derechos. Podemos encontrar dentro de estas limitaciones la prisión provisional, la detención y la libertad provisional. 

En el caso de personas jurídicas, en un proceso penal, las medidas cautelares pueden ser: clausura (temporal), suspensión de actividades e intervención judicial.

Cuando se da un caso de violencia de género, las medidas cautelares frecuentes son orden de alejamiento, prohibición de aproximarse o comunicarse con la víctima y la prohibición de residencia o presencia en algunos lugares. 

Patrimoniales

Su finalidad es preservar el patrimonio sobre el que se debe hacer efectiva la medida cautelar. Y garantizar el pago de responsabilidades monetarias futuras.

En las personas jurídicas, en el Código Penal, las medidas frecuentes son la fianza y el decomiso. 

¿Necesitas un abogado que te asesore y se encargue de solicitar las medidas cautelares oportunas para ti? En Práctica Legal disponemos de los mejores abogados especializados y de confianza. Contáctanos y te responderemos enseguida.

Imagen Post deudor: definición, tipos y ejemplos

El deudor: definición, tipos y ejemplos

Un deudor es una persona física o jurídica que tiene la obligación de responder a una deuda. Podemos decir que está obligada legalmente a efectuar una prestación a otra persona (denominada acreedor) mediante un contrato.

Aquí hay que señalar que el origen de la deuda es voluntario. Esto quiere decir que el deudor decidió libremente comprometerse al pago de esta obligación.

¿Qué es un deudor?

Según la Real Academia Española, un deudor es aquel que debe o está obligado a satisfacer una deuda.

El deudor debe satisfacer una prestación, que bien puede ser con dinero, una cosa o un servicio; es decir, está relacionado con el cumplimiento de un comportamiento de hacer o no hacer, y de dar.

Diferencias entre deudor y acreedor

En esta relación jurídica intervienen dos partes: el deudor (sujeto pasivo) y el acreedor (sujeto activo).

Por una parte, según la ley (art. 1911 del Código Civil), el deudor tiene que responder con su patrimonio presente y futuro para cumplir con su obligación.

Y, por otro lado, el acreedor podrá reclamar el cumplimiento o algún otro bien del deudor como recompensa si no cumple con su obligación en el plazo de tiempo que se acordó. Incluso el acreedor podría ejercer acciones legales contra el deudor.

Por tanto, estas dos figuras, aunque son diferentes, no podría existir una sin la otra.

Un ejemplo de esto sería una persona que compra un bien en una empresa y esta financia la operación. Esta empresa (dueña del bien) se convertirá en un acreedor porque le pagas a ella directamente. Y el deudor es la persona que tiene la obligación de cumplir con ese compromiso de pago.  

Tipos de deudores

Dependiendo de las características de la deuda y otros factores, podemos clasificar a los deudores en varios tipos:

    • Solidario: el acreedor puede exigir por ley al deudor el cumplimiento de la obligación que ha contraído previamente.
    • Insolvente: el deudor se considera insolvente cuando no tiene los medios suficientes (dinero ni bien) para satisfacer la deuda. Y se pueden iniciar acciones legales para obligarle a pagar.
  • Común: este es el que paga sus deudas dentro del plazo de tiempo estipulado.
  • Hipotecario: aquel que hace frente a una institución financiera.

Ejemplos de deudores y acreedores

Estos son algunos ejemplos de deudor y acreedor para que lo veas de forma más clara. Podemos encontrarnos este supuesto:

Cuando compras un móvil a plazos eres deudor por esas cantidades pendientes que tienes que pagar. Cuando llega el vencimiento estás obligado a pagar y en caso de no hacerlo la compañía podría iniciar medidas legales contra ti.

Asimismo, la empresa que te vende el móvil o smartphone a plazos es acreedora por la cuantía que le debes.

Igual ocurre cuando te compras un coche, por ejemplo. El banco que te prestó el dinero para comprártelo es tu acreedor y tú eres el deudor porque tienes una deuda con esta institución.

¿Te han quedado más dudas sobre quién es el deudor y el acreedor? Esperamos que con este artículo salgas de dudas y si no es así nos escribas para resolver todas tus preguntas.

Imagen Post seguro obligatorio

¿Es obligatorio tener un seguro? ¿Cuáles?

Una de las herramientas que tenemos como usuarios para evitar llegar a litigios innecesarios son los seguros. Tener una vivienda o un vehículo asegurados facilita que se solucionen muchos incidentes de manera rápida y sencilla.

Sin embargo, la falta de seguros o el tenerlos desactualizados también puede terminar siendo una fuente de conflicto cuando ocurren siniestros o incidentes. Que una de las partes no tenga todo en orden supone un problema grave para todos los implicados. Pero, ¿qué obligaciones tenemos en cuanto a los seguros?

¿Existen los seguros obligatorios en España?

En España existen hasta 600 actividades en las que se pueden exigir todo tipo de seguros. En resumen, es obligatorio siempre y cuando la actividad pueda poner en riesgo directo o concreto la salud o integridad de las personas. Y hay que tener en cuenta que “salud” es un término amplio que incluye todo tipo de aspectos: salud física, mental, financiera, etc.

Para que un seguro sea obligatorio debe venir así estipulado mediante ley, previa consulta a la Dirección General de Seguros.

También es importante conocer que las sanciones por no tener seguro cuando es obligatorio, van de los 1000€ a los 20000€, un riesgo alto incluso teniendo en cuenta solo el aspecto económico.

Seguros obligatorios por ley

Como hemos adelantado, se contempla la obligatoriedad de los seguros hasta en 600 casos diferentes, por lo que vamos a hablar solo de aquellos casos más comunes y que afectan a la gran mayoría de las personas.

Por ejemplo, es obligatorio el seguro de los coches, ya que su conducción puede afectar a la salud de las personas en el caso de sufrir un accidente. Sin embargo, en contra de lo que suelen pensar muchas personas, los seguros de la vivienda no son obligatorios como norma general. Pasan a formar parte de esta categoría las viviendas con hipoteca, ya que la entidad que facilita la hipoteca debe estar protegida en esta transacción (y eso lo consiguen los seguros del hogar).

También hay que tener claro que cualquier acto empresarial que se lleve a cabo debe cumplir con sus seguros, como el de responsabilidad civil, o cualquiera específico que tenga que ver con la actividad en sí.

Otro seguro obligatorio que es bastante conocido por todos es el seguro para animales potencialmente peligrosos. De esta manera se protege a las personas de cualquier accidente que pueda provocar el animal.

El Seguro Obligatorio de Viajeros supone que las empresas transportistas, conductores del vehículo y terceros asuman la responsabilidad civil que se les puede atribuir por daños a viajeros en caso de accidente, siempre que este se produzca durante la utilización del medio de transporte.

El seguro protege las lesiones corporales que sufran los viajeros a consecuencia directa de un choque, vuelco, alcance, salida de vía o calzada, rotura, explosión, incendio, reacción, golpe exterior o cualquier otra avería o anormalidad que afecte o proceda del vehículo. En estas se incluyen también los accidentes que se puedan producir justo en el momento en el que el viajero entra o sale del vehículo por los lugares indicados para ello, o los que puedan ocurrir durante la entrega o recuperación del equipaje. Por lo tanto, si un pasajero tropieza en la escalera al salir del autobús, estaría cubierto por el Seguro Obligatorio de Viajeros.

En definitiva, los seguros obligatorios más populares son:

  • seguro de daños sobre cualquier bien hipotecado
  • seguro de responsabilidad civil para embarcaciones de recreo o deportivas y motos acuáticas
  • seguro deportivo en caso de deportistas federados
  • seguro de responsabilidad civil profesional en determinadas profesiones y actividades
  • seguros para drones
  • seguro de vida o accidentes definidos como obligatorios en los convenios colectivos
  • seguro de responsabilidad civil para hacer un ensayo clínico con medicamentos
  • seguro de responsabilidad civil medioambiental
  • seguro de responsabilidad civil para las empresas instaladoras y de prestación de mantenimiento de ascensores
  • seguro de responsabilidad civil por daños nucleares
  • seguro de responsabilidad civil derivada de la actividad de producción y gestión de residuos tóxicos y peligrosos
  • seguro de responsabilidad civil de corredores de seguros
  • seguro de responsabilidad civil de las agencias de viajes
  • seguro de responsabilidad civil para promotores de festejos taurinos
  • seguro de responsabilidad civil a los promotores de espectáculos pirotécnicos

Y tú, ¿cumples con todas las obligaciones en términos de seguros