Imagen post Despido Disciplinario

Despido disciplinario: Conoce sus causas y efectos

Cuando un trabajador comete faltas graves en su puesto de trabajo, el empresario puede decidir terminar la relación contractual con este a través de un despido disciplinario.

Este despido se caracteriza por ser de carácter subjetivo. ¿Qué quiere decir esto? Pues que debe haber unas razones de peso para despedir al trabajador. 

Además, si el trabajador cree que el despido es injusto, este puede demandar al empresario. Y si la reclamación es favorable para el empelado pueden ocurrir dos cosas: la readmisión en la empresa o una indemnización por despido.

Las causas de un despido disciplinario

Según el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, estas son las razones por las que un empresario puede despedir de forma disciplinaria a un empleado:

  • Indisciplina o desobediencia al dueño del negocio.
  • Faltas de asistencia al trabajo injustificadas o llegar tarde al trabajo de forma periódica.
  • Faltas de respeto a los compañeros, al empresario o a los familiares de estos. 
  • Rendimiento bajo en el trabajo.
  • Abuso de confianza.
  • Vulneración de la buena fe contractual.
  • Ir al trabajo bajo los efectos de droga o alcohol, afectando al desarrollo de la actividad en el trabajo.
  • Acoso a cualquier compañero.

Al considerarse de carácter subjetivo, el inconveniente con este tipo de despido es que muchos empresarios se aprovechan especialmente de tres de las causas aquí señaladas para salir beneficiados. Estas son: el abuso de confianza, vulneración de la buena fe contractual y el rendimiento bajo en el trabajo. 

Por tanto, estaríamos ante despidos disciplinarios falsos. Y lo hacen para ahorrase la indemnización y no tener que despedirles de forma improcedente. 

Pasos y efectos del despido disciplinario 

El empresario debe notificar este despido al trabajador por escrito. Después, el empresario debe notificarlo al sindicato o al representante legal de los trabajadores de la empresa. Así, se calificará al despido de una forma u otra:

  • Despido disciplinario procedente: cuando el empresario puede demostrar el incumplimiento por parte de su empleado. En este caso no tendrá que pagarle ninguna indemnización, pero sí darle su finiquito. Y, además, para acceder al paro, la empresa tendrá que darle un certificado de empresa.
  • Despido disciplinario improcedente: cuando el empresario no puede demostrar el incumplimiento de su trabajador. Por lo que aquí tendrá la obligación de readmitirlo de nuevo en la empresa o indemnizarle por despido improcedente.
  • Despido nulo disciplinario: si el juez lo declara nulo, el empresario deberá readmitirlo y pagarle todos los costes de este trámite.

Cómo impugnar un despido disciplinario

El empleado tiene 20 días hábiles para presentar su impugnación desde el día en el que se comunique de forma oficial el despido.

Para ello, el trabajador debe presentar una papeleta de conciliación que reúna los siguientes datos:

  • Antigüedad de la empresa.
  • Categoría profesional.
  • Salario.
  • Sitio de trabajo.
  • Otros datos de interés sobre el contrato.
  • Fecha del despido.
  • Motivos por los que el empresario ha justificado el despido.
  • Si estás afiliado a algún sindicato.
  • Condición de representante legal (en caso de que lo haya).

Si el empresario rechaza la papela de conciliación, el trabajador podrá demandarle. Aquí, el empresario deberá demostrar los hechos y motivos que presentó en su carta de despido.

Llegado el juicio, pueden pasar varias cosas. Una, que el empresario demuestre que los hechos son veraces y el juez lo atribuya como despido procedente. Y la segunda cosa que puede pasar es que no haya pruebas suficientes y el juez lo considere como despido improcedente. Y por consiguiente el empresario tendrá que pagar una indemnización o readmitirlo en la empresa.

Otras dudas frecuentes sobre un despido por faltas graves

Lo normal es que el empresario indemnice y no lo readmita. Pero si lo readmite puede repetir su decisión de extinguir la relación laboral con el trabajador en un plazo de 7 días. Lo que quiere decir esto es que no se readmite de forma definitiva.

Por otro lado, muchos se preguntan si es posible cobrar el paro por un despido disciplinario o por faltas graves. Y la respuesta es que sí. A menos que el despido se considerado nulo o improcedente y el empresario lo readmita, el trabajador queda en situación de desempleo.Para optar al paro, es necesario que el empresario le dé el certificado de empresa.

Tanto si te encuentras en la postura de empresario como de trabajador, es importante conocer los derechos de ambos. Por eso, es recomendable ponerte en manos de expertos y abogados especializados que te asesoren adecuadamente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + 19 =